Bajo el auspicio de Rawlings Foundation México, A.C., el Seminario Bíblico Tierra Alta (SEMTA) – localizado dentro de las instalaciones del Campamento Tierra Alta en Xoxocotla, Morelos – abrió sus puertas en agosto 2014 para ofrecer una Licenciatura en Teología certificada por la Secretaria de Educación Pública (SEP) a través de una alianza estratégica con la Universidad Madero de Puebla (UMAD). No obstante, ante la decisión del Presidente de Rawlings Foundation de solo financiar los trabajos de evangelismo realizados en los campamentos Tierra Alta/Highlands, en junio de 2017 el SEMTA se independiza de Rawlings Foundation para formar parte de Grupo Educativo Sabiduría y Verdad y, al separarse del Ministerio Tierra Alta, el acrónimo SEMTA adquiere un nuevo significado: Seminario Teológico Alétheia. Así, a partir de agosto de 2017, el nuevo SEMTA se transforma para continuar ofreciendo la Licenciatura en Teología – así como una serie de Diplomados en Biblia, Teología y Ministerio – pero ahora en una modalidad totalmente virtual.

La nueva identidad

¿Por qué “alétheia”? Dicho vocablo es la transliteración del término griego ἀλήθεια, el cual aparece 110 veces en el Nuevo Testamento y cuyo significado es ‘verdad’ (en oposición a mentira o apariencia). Tan solo en el Evangelio de Juan, el Apóstol emplea el término ἀλήθεια en 20 ocasiones para resaltar conceptos sumamente relevantes del Evangelio. Entre estos destacan los siguientes: a) Jesucristo fue hecho carne y habitó entre nosotros lleno de gracia y de verdad (Jn. 1:14) y la gracia y la verdad vinieron por medio de Él (Jn. 1:17); b) Jesucristo dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida” (Jn. 14:6); c) Jesucristo llamó al Espíritu Santo el Espíritu de verdad (Jn. 14:17; 15:26; 16:23) quien nos guía a toda la verdad (Jn. 16:23); y d) Jesucristo oró por sus discípulos para que fueran santificados en la verdad, indicando que la palabra del Padre es la verdad (Jn. 17:17).

En este mismo sentido, una de las conversaciones cruciales previas a la Cruz – suscitada durante el juicio de Jesucristo – es la reportada por el Apóstol Juan en su Evangelio (Jn. 18:36-38):

  • Jesucristo: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí.
  • Poncio Pilato: ¿Luego, eres tú rey?
  • Jesucristo: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.
  • Poncio Pilato: ¿Qué es la verdad?

Ante el procurador romano que podía definir si alguien vivía o moría (Jn. 19:10), Jesucristo se limitó a declarar el propósito por el cual nació y vino al mundo: ¡dar testimonio a la verdad! (Jn. 18:37) ¡Que maravilloso! ¡Jesucristo vino a combatir la mentira y el engaño al ser y anunciar la Verdad! ¿Por qué? Porque Jesucristo sabía (y sabe) que al conocer la Verdad (conocerle a Él y las palabras de Su Padre), somos verdaderamente libres (Jn. 8:32); y Él, en Su bondad, quiere que todos sean salvos y lleguen a conocer la verdad (1 Tim. 2:3-4). Gracias a lo sucedido en ese juicio, el Apóstol Pablo reconoció el admirable testimonio que Jesucristo dio ante Poncio Pilato (1 Tim. 6:13), el cual fue dado a su debido tiempo, pues – como consecuencia de dicho testimonio – Jesucristo entregó su vida como rescate por todos, convirtiéndose en el único mediador entre Dios y los hombres (1 Tim. 2:5-6).

En consecuencia, el Seminario Teológico Alétheia (SEMTA) busca ser una institución que, siguiendo el ejemplo de nuestro Señor Jesucristo, de testimonio de la verdad en medio de una mundo posmoderno, incrédulo y sumamente relativista que cuestiona, tal como lo hizo Pilato, si hay tal cosa como la verdad.