En el Seminario Teológico Alétheia (SEMTA) hemos adoptado un modelo académico que permita a nuestros estudiantes crecer y madurar mientras se acercan día a día a la estatura de Cristo. Es por eso que practicamos y defendemos los siguientes principios:

  1. El entrenamiento en el seminario NO puede tomar el lugar del estudio bíblico diario, profundo y personal
  2. Ser un graduado del seminario NO es sinónimo de calificar para ser un pastor, a menos que cumpla los requisitos establecidos en 1 Timoteo 3:1-7 y Tito 1:6-9
  3. En la Biblia el llamado a servir es para cada creyente, no solo para los líderes principales de la iglesia (pastores, evangelistas, maestros, diáconos). Sin embargo, debido a la responsabilidad de los pastores, se requiere un deseo y un compromiso grande que algunos llaman el “llamado”.
  4. Creemos que el servicio a Dios y a otros es un estilo de vida.
  5. Creemos que el poder de Dios no puede ser sustituido ni por estrategias, ni por métodos, ni por preparación humana. No obstante, creemos que amar a Dios con toda la mente significa prepararnos intelectualmente para servir mejor a Dios
  6. Creemos que hay una gran diferencia entre educar y capacitar. Mientras que la educación es un proceso para toda la vida, la capacitación llama a actuar de forma práctica y de forma inmediata. La meta del SEMTA no solo es educar, sino capacitar y movilizar a la acción.
  7. El seminario NO puede ni debe tomar el lugar que le corresponde a la iglesia, por lo que es requisito que los estudiantes a se involucren en una iglesia local durante su estancia.